martes, 11 de enero de 2011

El tercero es el vencido.


Estoy en el tercer día de estar acá, de vacaciones. Y cada vez se me acaban mas rápido las cosas para hacer. Es demasiado el tiempo que tengo y mucho el que gasto en cosas sin sentido. Rescato algo bastante bueno... El despertarme y estar de alguna manera solo. A veces necesito eso de estar conmigo tomando unos mates amargos mirando la nada, leyendo el diario. Me da una sensación de paz que en mi casa me cuesta obtener seguido. Esto no deja de lado que es mucho mas gratificante despertarte junto a una persona que queres o compartir algún que otro momento con amigos y hasta con la familia. Esto lo necesitaba a pesar de extrañar a muerte mi nueva vida... mis amigos queridos y mi casa, mi cama, mi taller.
Ayer a la mañana paso algo muy raro... bueno en verdad yo creo que comenzó el domingo. Esa tarde de domingo pasando caminando con una amiga por donde había sido mi instituto, pasando por un negocio donde había trabajado un año y donde conocí una persona que siempre creí amigo, que me ayudo demasiado ese año que mas lo necesite. Pasando por esas calles del recuerdo de reojo creí ver a esa persona a SJ, pero mi instinto de ignorar a todo aquel que me cruce por la calle pudo mas y no lo mire para cerciorarme. Al segundo de pasar comencé a escuchar unos chistidos, de que alguien llamaba a otra persona, pero la verdad no me di la vuelta.
Era lunes a la mañana cuando me llega un mje de este ser preguntando como andaba, y por donde andaba, aparte de los respectivos saludos de fin de año. Le contesto que andaba por acá, en Resistencia de vacaciones. Y no tardo en llamarme y pedirme la cosa mas rara que me pueda pedir alguien... que sea su testigo en su casamiento por civil.
Después de caer en la cuenta de lo que me estaba diciendo, acepte la oferta, no tanto por que fuera mi amigo si no porque lo conozco y no me lo pediría si no lo necesitara.
Esta tarde nos vemos para ver bien como va a ser la cosa... Y de paso tomar unos mates ya que hace un año por una cosa y otra que no nos vemos.
La verdad no me lo esperaba y a pesar de haber sido amigos nunca hubiera contactado con el, porque no es que me crea mucho pero prefiero estar con esas personas que se molestan en estar conmigo y no andar poniendo en compromiso a aquel que no quiere quizás o no puede estar cuando yo estoy.
Mas de este viaje mas adelante... que ya tiene bastante conflictos ya que se cancelaron el resto de los viajes que teníamos planeados desde acá. Me tendré que quedar en Chaco a criar raíces de tanto no hacer nada.

9 comentarios:

  1. Pues aver que sigue...q ya me tiene con las ansias de saber mas...saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero es una amistad que has recobrado, tampoco están siendo tan malos estos días por lo que veo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¿tan rápido?
    jaja.. Yo creo que las cosas inesperadas están buenas, le ponen un poco de acción al asunto.. Seguiré leyendo,
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estar haciendo nada es también gratificante, especialmente cuando siempre se termina haciendo algo: tomando mate, mirando una mesa, encontrando a un viejo amigo...y, mira, terminaste en una boda. No está mal :)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Quiero que cosas inesperadas me sucedan ahora en mi periodo de soledad. Que eso de la soledad es buena pero siempre y cuando no sea un periodo largo. A mi ya me ha vencido la nostalgia.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades padrino de boda...eres muy timido y deberias cambiar un poco...alegrate de como eres y no temas nada...cada uno es como es y deberia sentirse orgulloso,nada debes y nada temes...vive con la cabeza bien alta...un besote

    ResponderEliminar
  7. Luego nos cuentas la boda, jajaja. No hacer nada tampoco es para tanto, eh? que muchas veces se agradece, y mucho.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti por tu comentario :)
    Una entrada muy interesante jaja
    Y felicidades por lo de la boda eh!

    Un beso

    ResponderEliminar